Noticiero Mar Menor - Bendita sea tu pureza

          

Bendita sea tu pureza

El informal
Fuente

Por Pruden Cuatropicos.

Vaya una racha de disgustos que nos vienen dando estos nuestros políticos, esos que por obra y gracia nuestra, aupados andan en las poltronas y, de allí, directos a la tentación del couché y, en demasiados casos a los juzgados. Esta dieta de sapos que nos ha prescrito la oligarquía gobernante me ha recordado a una anécdota que narraba hace años Carlos Fisas en un programa radiofónico.

Eran aún los tiempos de maricastaña, allá por 1900 cuando el diputado por la provincia de Alicante, José Franco Rodríguez, decidió recorrer su distrito. Avisado el alcalde de uno de los pueblos en ruta, mandó recibir con la máxima dignidad a su representante en Cortes y, aquellos sencillos aldeanos que no celebraban en todo el año más fiesta que la Purísima, no encontraron más adornos de los que echar manos que los gallardetes y colgaduras de la celebración religiosa. La cara que se le debió quedar al diputado al leer en un arco de entrada al pueblo: "Bendita sea tu pureza".

Se imaginan a uno de los miembros de la gaviota coja o de la rosa mustia, o mismamente de la Casa Real, ante tal recibimiento? Yo prefiero no imaginármelo porque se me irían al traste los 25 euros de peluquería que me he sacado esta semana del riñón para no ser menos que las transeúntes del cuore. Y eso que me digo, 'Pruden, que no tienes los redaños de la Martínez Bordíu, por mucho que te empeñes', pero nada. No me digas que el historión de la nietísima no es de telenovela venezolana, con nuera latina incluida, que ya ha saltado de empresario en empresario porque le toca. Con ella, Echenique no tendría que aburrir a la audiencia de TVE al mediodía con la soporífera reposición de 'Herederos', por mucho que queramos a Concha. Si no nos privaran las historias de enésimas oportunidades, nadie compraría las cremas que anuncia Vicky Martín Berrocal, y Rubalcaba ya no saldría victorioso del próximo congreso socialista.

Porque a ver, puestos a pensar quién resistiría la bienvenida de los inocentes aldeanos, me da a mía que, lo que se dice de pureza, mejor optar por la estrategia de esconder la cabeza como el avestruz, o lo que se llama 'hacer un Rania de Jordania', ya que la soberana solo ha vuelto a asomar con uno de sus outfits franceses cuando las hogueras de la Primavera Árabe parecen sofocadas. ¡Ay!, que me parece a mí que para encontrar algo 'puro' de verdad, vamos a tener que recurrir a los Habanos que Fidel le mandaba a aquel Felipe, porque aquí no se salva ni Hermida después de su 'entrevista' real.

28,10,0,50,1
600,600,60,0,3000,5000,25,800
90,150,1,50,12,30,50,1,70,12,1,50,1,0,1,2000
Powered By Creative Image Slider
leer más
leer más
leer más
leer más
leer más