Noticiero Mar Menor - "El Mar Menor está despertando como zona yogui"

          

"El Mar Menor está despertando como zona yogui"

Bienestar
Fuente

Para el maestro José Antonio Díaz enseñar yoga “requiere una gran responsabilidad”. “Se necesita una base sólida de experiencia personal y precisos conocimientos del método de enseñanza son necesarios y esenciales”. El maestro José Antonio es el fundador y presidente de la Asociación ‘CuerpoMente’ e impulsor del ‘Yoga Festival Mar Menor’, que celebra mañana domingo, 24 de junio, en Los Narejos.

 

Este año se celebra la cuarta edición, así como prácticas de este evento que reunirá a cientos de amantes del yoga en el Parque de las Palmeras de Los Narejos. En la jornada de convivencia, de 9 a 22 horas, se realizarán prácticas de yoga, talleres de masaje thai yoga, de mudras y bandhas, así como prácticas de tai chi, mantras, meditación, cuencos y gongs.

Esta actividad se enmarca dentro de las actividades por el Día Internacional del Yoga que se celebra el 21 de junio, día que fue declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Como veterano profesor de yoga imparte clases para adultos, niños y gente mayor en diferentes localidades del Mar Menor. Además, dirige el centro Sunshinehouse en Balsicas, en donde también imparte cursos de idiomas -castellano, alemán, inglés y francés- y donde se organizan retiros y seminarios.

Muchos pensamos que el yoga es una moda de Occidente, pero cuenta con más de 6.000 años de historia, ¿no es así?

Efectivamente, el yoga tiene más de 6.000 años de historia y de prácticas físicas, mentales y espirituales que tienen su origen en la India y enfocan la transformación del cuerpo y la mente. No se trata solamente de ejercicios físicos, sino que es mucho más el descubrir la sensación de unidad con uno mismo, el mundo y la naturaleza.

¿Qué significado tiene para los ‘yoguis’ el solsticio de verano?

Corresponde al día más largo del año en el hemisferio norte y tiene un significado especial en muchas partes del mundo. Desde la perspectiva del yoga el solsticio de verano marca la transición hacia la primera luna llena y se refiere a la primera transmisión de yoga por Shiva, el primer gurú. Esta fase lunar también es considerada de albergar mucho apoyo para aquellos que se dedican a la práctica espiritual. La celebración del evento internacional está apoyado por varios líderes mundiales y se conmemora en más de 170 países para enseñar a la gente que la práctica regular de yoga conduce a una mejor salud física, mental e intelectual.

¿Qué se necesita para ser profesor de yoga?

Para la enseñanza del yoga es necesaria una sólida base de experiencia personal y precisos conocimientos del método de enseñanza son necesarios y esenciales. Y es que personas de todo el mundo encuentran en el yoga alivio del estrés, del miedo, de problemas de adicción e insomnio. Pero, además de sus cualidades sanadoras, también es un camino para reconocer y utilizar el propio potencial creativo. El yoga tiene una profunda influencia en diferentes niveles de nuestra existencia. Mientras los estiramientos y asanas conducen a un cuerpo flexible y suave, los pranayamas -ejercicios de respiración- y la meditación ayudan a calmar la mente. Se nos abre una dimensión de nosotros mismos hasta ahora desconocida. Una dimensión que enriquece nuestra experiencia de vida de varias formas.

¿Qué ventajas nos aporta su práctica?

Fomenta la salud, mejora la memoria y la concentración, afila la mente, reduce el estrés y incrementa el nivel energético, aunque también fortalece nuestra intuición. Con práctica y disciplina se alcanza este estado de serenidad y ligereza. La capacidad de relajarse profundamente fortalece la capacidad de actuar de forma dinámica, segura y sensata, al tiempo que nuestra vida está en armonía cuando nos sentimos en paz y centrados. El yoga es el camino hacia la paz interior y su objetivo está en alcanzar el más alto nivel posible de concentración.

¿Qué te empujó a la senda del yoga?

En mi juventud tuve la suerte de leer el libro “Autobiografía de un yogui” del maestro Yogananda. Fue en 1990, cuando descubrí el camino del yoga y sus enseñanzas. He dedicado gran parte de mi vida a esta ciencia espiritual y a las diferentes prácticas y filosofías. Inicialmente acompañado por las enseñanzas de dos grandes maestros, Asokananda y Tulku Lama Lobsang, más tarde y hasta hoy con propios estudios de la literatura y seminarios aislados de varios maestros y maestras.

Mi primera formación fue con Asokananda en 1990 en Dharamsala, India. Durante seis meses en su Ashram pude conocer la base del Hatha-Yoga a nivel práctico pero también teórico con las escrituras del Pradipika. En los años siguientes invertí casi todos mis ahorros para poder volver a los Ashrams de Asokananda, sobre todo en Lahu Village, Chiang Mai, Tailandia para profundizar los conocimientos y practicar la meditación vipassana.

En 1998, al recibir el consentimiento de Asokananda, comencé a impartir clases de yoga, principalmente hatha-yoga, en la compañía de aviación Swissair, donde trabajé durante varios años. Después de poco tiempo el éxito fue tanto que me pude dedicar sobre todo a esta actividad y acompañar diferentes grupos profesionales como personal administrativo, obreros, pilotos y azafatas durante cuatro años.

Lo que comenzó como una actividad secundaria se convirtió en una principal, con una sala de 80 metros cuadrados y una perfecta infraestructura a mi disposición. Una etapa de mucho aprendizaje y de mucha gratitud por estas experiencias. La fascinación por las enseñanzas de Tulku Lama Lobsang no me dejaban en paz. Después de haber leído su libro Lu Jong, participé 1999 en dos de sus seminarios que impartía en Manali, India, y considero que fue muy enriquecedor ya que su filosofía incluye muchos aspectos de la salud humana, basada en la medicina tibetana, desde la diagnosis de enfermedades hasta los métodos de curación, incluyendo posturas, respiración y meditación.

Desde el año 2003 vivo con mi esposa en la Región de Murcia, donde llevamos un centro espiritual de retiros y seminarios: Sunshinehouse. Impartimos clases y seminarios de yoga, tai chi y meditación. Además, mi mujer es profesora oficial para el masaje thai yoga (nuad thai) y así organizamos varias formaciones en este arte de masaje, naturalmente complementario a la filosofía del yoga, teniendo las mismas raíces. También imparto clases de yoga en diferentes localidades del Mar Menor, con unos 40 alumnos por semana.

¿Cuánto tiene de ciencia, de filosofía y de espiritualidad?

El yoga se investiga científicamente desde los comienzos del siglo XX. Con diferencia es la forma más investigada de la naturopatía. El efecto del yoga se refleja en innumerables estudios científicos. Se pueden distinguir básicamente tres tipos de estudios: psicológicos-científicos, acerca de su efecto y, por último, sociológicos-científicos.

Se trata de estudios para responder a las preguntas: ¿Qué ocurre a nivel físico cuando alguien practica yoga?¿Qué efecto tiene la práctica del yoga a nivel de la salud/sanación en la psique, en el rendimiento, en la felicidad y el bienestar?¿Quién lo practica? ¿Hasta dónde se extiende el yoga? El estudio que recibe más atención es el del efecto. Aquí se demuestra que ayuda en la prevención y el la sanación/terapia -de forma individual y apoyando a otras terapias de la medicina tradicional-. Si llevamos el foco a los orígenes del yoga, encontramos sobre todo aspectos filosóficos. Es una forma de vivir, de ver la vida y de situarse en su propia existencia. La base son las enseñanzas ancestrales de los Vedas -enseñanzas filosóficas de la India-.

Espiritualidad significa la conexión directa con la fuente superior. No necesitamos un intermedio como la religión que nos propone a quién debemos amar, cómo debemos hacerlo y quién es digno de hacerlo. La espiritualidad en el yoga es más bien práctica. ¡Ser consciente! Y de esa forma encontraremos la forma en el día a día para sentirnos a gusto interiormente.

¿Hasta qué punto crees que es necesaria la figura del mentor o gurú hoy en día?

En este mundo no podemos o sabemos hacer nada sin la ayuda de un maestro. El maestro puede ser necesario para un momento, para una fase de la vida o para una vida entera. Si quiero estudiar música, necesito al principio un maestro. Si quiero aprender a bailar, necesito un maestro. Si quiero aprender algo sobre las ciencias necesito un maestro. No importa lo que queramos aprender, al principio siempre necesitamos un maestro.

El mentor o gurú te enseña el camino para que puedas conocerte a ti mismo profundamente. La relación mentor-discípulo parece que ha ido quedando bastante desdibujada en las sociedades modernas… Buscamos cada vez más la individualidad y buscamos satisfacer los placeres. Cuanto más, mejor. El colectivo solo puede nutrirse de las habilidades y virtudes del individuo intelectual.

La sociedad moderna estimula este objetivo de la individualidad. Fijémonos en la publicidad y todo lo que conllevan las tendencias del marketing. A la vez, nos estamos alejando de la enseñanza, de los valores éticos de nuestra existencia. El afán de enriquecerse y sacar fama y provecho de las enseñanzas, también estimuló las debilidades de algunos maestros. Pero no debemos sobrevalorar esta minoría. Cuando el discípulo está preparado, aparecerá el maestro que necesita.

¿Para ser un buen “yogui” hay que visitar al menos una vez en la vida la India?

Con la globalización hoy en día ya no es necesario viajar a la India, para ser un 'buen yogui'. Deberíamos tal vez primero definir qué es un 'buen yogui'. Sin embargo, viajar por la India nos abre la mente para muchos temas actuales y realmente nos mete en conflictos mentales. De ahí sacamos mucho aprendizaje. Tanto en la India como en el mundo entero se encuentran buenos maestros y maestras que nos enseñan en camino del yoga. Es recomendable aprender de varios mentores para descubrirse, finalmente, a uno mismo. En el yoga seremos siempre principiantes y un 'buen yogui' es tan difícil de encontrar como un buen maestro.

Pensemos simplemente en la primera norma ética del yoga: la 'no-violencia', en el pensar, en el hablar y en nuestros actos… ¿Quién hoy en día puede decir que cumple con ella? Es aquí donde empieza el trabajo y la autorreflexión…

¿Qué futuro le auguras al yoga en la zona del Mar Menor?

Al comienzo del nuevo XXI hubo una fase sobre todo de actividad literaria en el Yoga. Se puede decir que fue el inicio del interés hacia el yoga, un cambio de tendencia, que poco a poco fue formándose hasta llegar a ser cada vez más popular. Poco a poco se han 'creado' nuevos estilos del yoga y cada vez se practican más estilos. Todos ellos provienen de los Estados Unidos.

No debemos olvidar la enseñanza básica y tampoco debemos confundir el Yoga con una actividad meramente física. El futuro del yoga en la zona del Mar Menor está en las manos de los maestros competentes y de los alumnos críticos. Me alegra ver que cada vez haya más maestros y maestras competentes que imparten su enseñanza de forma eficaz y con pasión.

La zona del Mar Menor está 'despertando' en estos aspectos y cada vez más murcianos confían en los beneficios del yoga. Una señal que estamos haciendo cambios interiores. Pues mientras no hagamos el trabajo mental, nada exterior cambiará. Cada vez más gente está preparada a tomar la iniciativa para su propio bienestar. Si no lo haces tú, ¿quién lo va a hacer por ti? De esta forma está cambiando la manera de pensar de la gente. Cambio significa liberarse de los sentimientos de aislamiento, separación, soledad, enfado y temor.

Estamos en un buen camino hacia la creación de una vida llena de paz, en la que aprendemos a observarnos con objetividad y disfrutar de la vida desde la totalidad de las posibilidades.

Publicidad

PRÓXIMOS EVENTOS

28,10,0,50,1
600,600,60,0,3000,5000,25,800
90,150,1,50,12,30,50,1,70,12,1,50,1,0,1,2000
Powered By Creative Image Slider
leer más
leer más
leer más
leer más
leer más